in

Eduardo Pimentel dice que “no le paga a las malas a nadie” y tomará acciones contra empresa que le confeccionó uniformes

Pese a conocerse que la compañía Quality Sports requería de los pagos retrasados por el Boyacá Chicó F.C., su accionista mayoritario mostró poca voluntad de pago.

Tras transformarse en tendencia en todo el país la nueva de de qué forma el equipo de futbol, Boyacá Chicó debía cerca de veinte millones a la compañía Quality Sports por la confección de sus uniformes, algo que tiene comprometida toda la continuidad de operaciones de exactamente la misma empresa, el comunicado publicado por el club deportivo ha sido poco conciliador y charlan sobre un supuesto trabajo deficiente en las prendas entregadas.

Así lo explicó el accionista mayoritario del plantel deportivo, Eduardo Pimentel, quien rechazó de forma vehemente la manera en que la compañía y sus representantes han encarado todo el hecho, aseverando que, a pesar de que el trabajo en los uniformes fue rechazado por una mala confección, todavía de esta forma van a pagar la deuda.

“Ellos (Quality Sports) entregaron la ropa, mas lastimosamente fue rechazada por el cuerpo profesional del equipo, a causa de que la maquila fue malvada, puesto que no les quedaba a los jugadores. (…) Ella debió recoger toda la ropa y admitir que debía arreglarla”, comentó Pimentel en entrevista con La W.

Sin embargo, el empresario se mostró muy molesto con las empresarias que hicieron la queja, aseverando que todo el caso lo va a llevar hasta el Ministerio del Deporte, para eludir que se prosiga especulando sobre el caso y que se afecte a la buena imagen tanto del club de futbol como la suya.

“Lo nuestro está todo soportado acá no es de bla bla bla; están todos y cada uno de los documentos, las versiones de los jugadores de la ropa. (…) Nosotros le respondemos un correo a ella (Diana Rojas) sobre este negocio comercial en donde habían fallado y no fallamos, y de esta forma le quedó claro a Coldeportes y de ahí que archivó el problema”, añadió el accionista.

Respecto a la manera en que la dueña de Quality Sports actuó frente a los medios y el bloqueo que se le hizo al autobus, Pimentel rechazó aquel comportamiento al apuntar a la compañía como la auténtica culpable de todo el enfrentamiento debido a los uniformes, aseverando además de esto que desean percibir el pago “a la brava” algo que no piensa permitir.

“Ellos desean cobrar a la brava lo que mal han hecho, y pensamos que no merece la pena estar acá por una suma irrisoria de $22 millones. Nosotros pagamos nuevamente la hechura de esa ropa que no fue capaz de hacer bien (…) Lo que hicieron ellos con el autobus, sí me da la sensación de que es para demanda penal por daños y perjuicios acaecidos en la corporación, y por tanto vamos a tomar las medidas precisas, en verdad, ya nuestros abogados recibieron la orden del presidente y de la junta directiva pues no pueden cobrar por mano propia lo que piensan que se debe hacer”, afirmó.

Fuente: ABCPolítica

Sobrevivientes de la tragedia de Armero siguen esperando ayuda del Gobierno

Alerta por huracán Iota; alcanzó categoría 5 y amenaza a San Andrés y Providencia